Viaje a Venezuela Segunda Parte

Por Manu

Durante el viaje me dejaron su móvil y llamé a Sapito Tours para contratar la excursión para el día siguiente. Hablé con Walter (aunque a él le gusta que le llamen Eusebio para no confundirle con su hijo que también se llama Walter). Me dijo que cuando estuviera entrando en la ciudad le llamara y que me recogería en la estación de autobuses. La pareja francesa me dejó en la estación y esperé allí a Walter. Esta es una de las cosas buenas que tiene viajar solo: conoces a gente increible, como estos franceses que de forma totalmente desinteresada me llevaron en su coche y me trataron de forma excepcional. Incluso me ofrecieron quedarme en su casa si finalmente no podría realizar la excursión.

Mi historia con Sapito Tours merece una especial mención. Hacía tiempo que no recibía un trato tan cercano y profesional. Verdaderamente sólo tengo palabras de agradecimiento para Walter que en todo momento cuidó de mí y de mi seguridad. A los dos minutos llegó Walter, que es un peruano dueño de la agencia que fundó su padre. Tenía una selección de hoteles en Ciudad Bolivar con diferentes precios. Elegí el hotel la Angostura (80.000 bolos) y les llamó para confirmar la reserva. Me llevó al hotel, dejé mis cosas y me acercó a un restaurante (Bar Tony) para que cenara. Quedó en recogerme 45 minutos después y así lo hizo. Tomó algo conmigo y me llevó de vuelta al hotel. Comí el famoso lau lau. Muy rico.

El hotel la Angostura está muy bien y muy bien ubicado pero por la noche es impensable salir solo a pasear. Es algo que se ve. No hay gente y la que encuentras no tiene presisamente muy buena pinta. Walter mi dijo que la mayoría de los delincuentes de la ciudad llevaban pistola y que él había sufrido 4 atracos (con pistolas y disparos al aire incluidos) en 7 años.

Por la mañana me pasó a buscar a las 7:30 y me llevó al aeropuerto. Ahí tiene él una oficina y dentro de la misma le pagué la excursión (250 euros), que incluía traslados en avioneta hasta Canaima, una noche en la laguna y otra en el Salto del Angel. Con todas las comidas, etc.

La experiencia en la avioneta fue muy buena. Yo ya había montado antes en República Dominicana y la verdad es que merece la pena. Mis compañeros de viaje eran 2 parejas francesas.

La laguna de Canaima es espectacular. Para mí lo más sorprendente fue el color del agua y de las piedras del fondo: naranja. Al parecer debido a la alta concentración de hierro en el agua. El campamento se llama Bernal y bajo mi punto de vista es el que mejor ubicado está, justo enfrente de la cascada HACHA. La más grande. Es un campamento modesto, se duerme en hamaca pero la experiencia vale la pena 100%. Debo decir que esa primera noche que dormí en hamaca fue la mejor. Realmente descansé. Eso sí, la hamaca tiene truco. Me lo dijo la francesa del ferry. No hay que tumbarse longitudinalmente sino inclinarse (es como si la hamaca y nuestro cuerpo formaran una X). De esta forma la hamaca se abre y es muy cómoda.

Ese día visitas la laguna, con sus saltos y playas. Los desplazamientos son en Curiara que es una barca estrecha y larga a motor. Consejo: En Ciudad Bolivar llamar a la familia y decirles que estaréis incomunicados unos días. Allí sólo hay dos teléfonos y hay que ir en barca. Además, a veces no funcionan.

Al día siguiente realizamos el viaje en curiara hasta el Salto del Angel. Impresionante. El paisaje, el color del agua, la pericia de los indios que llevan la embarcación para no chocar con las piedras. El río tenía poca agua, lo que hace el viaje más emocionante. El Salto es único pero no es lo mejor del viaje. Eso sí, es imposible olvidar su imagen y cómo el agua cae como si lo hiciera a cámara lenta. Nos bañamos en una poza justo debajo del salto. Esto sólo lo puedes hacer si no tiene mucha agua. Como veis, cuando hay mucha agua (julio-agosto) el salto es más espectacular pero no así la remontada del río y además tampoco te puedes bañar en la poza. Cada época tiene su encanto.

El campamento está frente al salto y no tiene ni agua ni luz. Yo diría que es el que mejor ubicado está. Esa noche la cena fue espectacular (pollo cocinado al fuego). A la mañana siguiente conviene levantarse temprano (6:00) para ver el salto sin nubes.

Para mí la experiencia de dormir en hamaca mereció la pena.............

 Viaje a Venezuela

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más