Viaje a Tanzania - Capitulo 3 -

Completo Relato de un viaje a Tanzania - Ngorongoro -- Por Horacio Olivera

Y por ultimo las cervezas. Me sorprendió que la cerveza rubia fuera siempre importada, así que me dediqué por entero a la tostada, que me parecio buenisima. Eso sí, pagando entre 2 y 3 libras cada pinta segun el sitio donde la bebías. 

ARUSHA

Poco puedo decir de Arusha. Llegamos un domingo a las 6 de la tarde (el conductor de Swala Safaris estaba esperandonos en el aeropuerto, como prometido) y salíamos al día siguiente a primera hora de safari.

En el hotel de Arusha solo teníamos reservado el desayuno, para así poder salir a dar una vuelta y a cenar en algún sitio, pero para nuestra sorpresa, la agencia nos invitó a cenar en el mismo hotel donde nos hospedábamos, por lo que lo único que conocimos en Arusha fue un par de baretos en las 2 calles adyacentes al hotel, donde probamos las 2 cervezas más populares de Tanzania, cuyos originales nombres son "Safari" y "Kilimanjaro". Para el resto del viaje nos quedamos con la Safari, algo más fuertecilla y con más sabor, aunque también me gustó mucho otra que probé más tarde, con el también original nombre de "Serengeti".

En Arusha nos cobraron 1.500 Tsilings (1,2 €) por 1/2 litro de cerveza, aunque más tarde descubrimos que podían ser mucho más baratas.

La primera gran sorpresa: no vimos ningún turista en las 2 horas que estuvimos cerveceando de noche por Arusha, ni por la calle, ni en los bares, a pesar de entrar en bares que venían en la Rough Guide. Cuando fuimos a Moshi, pasó algo parecido, se veian muy pocos blancos (ellos nos llaman "wazungu") por las calles de la ciudad, y practicamente ninguno despues de anochecer. La explicacion que le dimos es que la gran mayoria va directamente a dormir a los lodges de los parques nacionales, sin pasar por estas 2 atractivas ciudades. 

PARQUE NACIONAL TARANGIRE

Primer día de safari, tras hora y media de carretera desde Arusha.

El medio de transporte era un 4x4 con 5 plazas atrás y aberturas en el techo. Lo llevaba Peter, nuestro conductor para toda la siguiente semana.

Estuvimos casi 10 horas recorriendo la parte norte de este magnífico parque, tal vez el que más me gustó de los que vimos. 
Y me gustó mucho porque, aparte de los animales, la parte norte del parque esta repleta de gigantescos acacias y baobabs solitarios en medio de la sabana, lo que le da un ambiente especial. Además, la densidad de 4x4 recorriéndolo es muchisimo menor que en otros lugares como el Ngorongoro y el Serengeti

La gran temporada seca (de junio a setiembre) es la mejor epoca para ver animales en este parque, ya que en esa época todos se concentran en las inmediaciones de río que lo atraviesa.

Grandes manadas elefantes, cebras, ñus, todo tipo de antilopes, jirafas,... aparececían ante nuestra vista en gran cantidad y desde muy cerca. Avistamos tambien a un par de leopardos sesteando en las ramas de sendos baobabs lejanos ( prismaticos obligatorios ). El mayor espectáculo nos lo dio una pareja de impalas entrechocando sus cuernos a 3 metros de nuestro coche.

Solo nos adentramos un poco en la mitad sur del parque, donde lo que abundan son las marismas, que harían las delicias de cualquier aficionado a las aves (deben habitar esas marismas más de 500 especies diferentes de pájaros).

Resumiendo: sobredosis de bichos para el primer día. Cuando salíamos del parque aún no nos creíamos todo lo que habíamos visto.

Para dormir fuimos a uno de los campamentos permanentes que tiene Swala Safaris en las cercanías de algunos parques. El Migunga Forest Camp, en Mto wa Mbu, un villorrio justo en el centro del Tarangire, Lago Manyara y Ngorongoro, ofrecía bastantes más lujos de los que esperabamos para ser lo más barato que había en este tipo de campamentos: cada tienda disponía de baño completo al aire libre (con ducha caliente), 2 camas de las de verdad, porche a la entrada con sillas, cervezas frias en el bar del campamento,... Y eso en un sitio donde la única energía disponible era la solar. 

CRATER DEL NGORONGORO.

El crater del Ngorongoro es solo una pequeña parte del Area de Conservación del Ngorongoro, una zona protegida de distinto rango que los parques nacionales y que permite a las tribus masais utilizar sus tierras para su ganado, aunque ya no para la caza, que era antiguamente uno de sus modos de vida.

Tras 2 horas de pista desde Mto wa Mbu, llegamos al primero de los miradores al borde del crater (y empezamos a darnos cuenta de que la densidad de vehiculos y de turistas había aumentado muchisimo). La vista del crater desde su borde es espectacular, sobre todo por la forma casi perfecta de su circunferencia de casi 20 km. de diametro.

 viaje a Tanzania

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más