Viaje a Marrruecos - Capitulo 6 -

Relato de un viaje a Marruecos que lo flipas - Por Oracio Holiveira

Tras el excelente zumo, y nuestro primer recorrido por la plaza, nos acercamos a la Kutubia, esa hermana mayor (por la edad) de la Giralda. Es una pena que no nos dejen visitar el minarete y a la mezquita que hay en su base. Desde allí nos dirigimos al "Ensemble Artisanal", un centro de artisanía, con precios oficiales. Está muy bien para visitarlos antes de ir a los zocos, conocer lo que es típico de la zona, y los precios máximos a lo que se vende cada artículo, que viene escrito junto al producto.

Desde aquí volvimos a la plaza y entramos a comer en el Restaurant du Progres, a 100 m. de la plaza, en la animada calle Bani Marine. Entramos porque la Rough Guide recomendaba su cuscus y pedimos uno de cordero para 2 personas. Acompañado de litro y medio de agua, 2 teteras dobles de te a la menta y 2 yogures, nos costó 104 dh (10 €) la comida para dos. La guía tenía razón, fue uno de los 2 mejores cuscuses de todo el viaje. Nos gustó tanto el restaurante que al día siguiente repetimos. Un lugar para anotarlo.

Con el estómago lleno, nos dirigimos a visitar los zocos y el resto de la zona norte de la Medina. Al entrar desde la plaza a los zocos te encuentras con bastantes ofrecimientos de personas que quieren servirte de guía, pero una vez que los dejas atrás y te sumerges en las calles cubiertas, todo es mucho más tranquilo, y puedes recorrerlos con calma, disfrutando con todos tus sentidos. La luz que se filtra por los techos de paja le da un ambiente especial a toda esta zona. El plano de los zocos de la Rough Guide es excelente y permite recorrerlos por tu cuenta sin ningún problema, y sabiendo casi en todo momento dónde te encuentras.

Al final de los zocos llegas a una plaza donde se encuentran la Medersa y el Museo de Marrakech. Queríamos visitar la primera pero había tal cola a la entrada que se nos quitaron las ganas de entrar. Así que continuamos por callejuelas hasta las murallas de la Medina, a la altura de la puerta de Bab Deggagh. Llegando a esta puerta, se te ofrecerán muchos "guías" para enseñarte las "tanneries", donde tiñen los tejidos manualmente. No vale la pena entrar por la tarde, ya que allí solo trabajan por la mañana.

Cruzamos Bab Deggagh para salir fuera de la Medina. Desde allí hay una buena vista del Palmeral de Marrakech, aunque éste no es tan espectacular como los N'kob o Tinerhir, que vimos unos días más tarde....... continua Relato de un viaje a Marruecos que lo flipas - Por Oracio Holiveira

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más