Guayaquil a Machu Picchu - por Heidi, Jessica, Naoki, Renaud, Dylan, Devlin, Mercedes, Jay

LLegando a Machu Picchu

Por otro lado, Renaud hace su trabajo, calcula y deduce la logística para la ruta mucho más rápido, mucho más exacto, y mucho más fiable. Esto me hace entrar en una espiral depresiva, él es el mejor, y yo el peor, esta situación me refleja a mí como persona, porqué soy tan lento, bla, bla, bla… Esto puede sonar como insignificante, pero, a mi como persona me afecta mucho, y es algo que al comienzo se dispara y luego se convierte en una espiral depresiva peligrosa que aumenta y me consume y entonces debo usar mi poder personal.

Luego volví a tomar conciencia cuando entré a un pueblito con casuchas en las afueras de Lima para ayudar en un comedor local al cual concurren personas de muy bajos recursos o sin ingresos. En el fondo de mi mente, sarcásticamente pienso: a esas personas, les gustará recibir algo de un par de gringos? Después de todo, porqué tienen que recibirnos bien? En la tarde entramos en una choza cuadrada de madera con techo de chapa de no más de 20ft, que bien podría ser una Iglesia en día sábado (comparando con lo que yo esperaba). Adentro, un grupo de mujeres picaban verduras, cortaban carne y preparaban una comida simple que sería la contribución del día. Nos llevaron a la despensa, nos dieron un pincel para descargar mis penas en alguna pared rústica de chapa y se rieron sin disimularlo del dúo francés-canadiense que habían juntado ese día. Los pisos no reflejaban ni el más mínimo aire de limpieza, aunque pasaban el trapo con frecuencia tratando de mantener el orden. La vista hacia fuera era: miles y miles de chozas desparramadas en el desierto ( literalmente en las dunas) de tal manera que parecían pueblos antiguos. El mundo moderno había puesto aquí sus huellas con las líneas de electricidad que alimentaban las pequeñas radios y los televisores que irónicamente era lo que más se veía en estos lugares. Yo considero que de alguna manera, estos entretenimientos tecnológicos ayudan a subsistir. Tal vez distribuir aparatos de televisión entre los humildes sea la manera de los gobernantes para ganar votos. La gente habla de venir a la ciudad a trabajar, pero no hay trabajo. Haciendo comparaciones con lo nuestro, este es un lugar sin oportunidades y podría decir sin esperanzas, por suerte, con la gente que me encontré, demostraba tener un gran espíritu y mucho entusiasmo. Espero que este sea el comienzo. Si ellos supieran de las oportunidades que hay en América del Norte para jovenes y adultos, saltarían hacia allí, pero seguramente se amargarían al ver la poca motivación de la gente. Dentro de mí, los ideales y las realidades de nuestros mundos, chocan. Son tan diferentes, para mundos tan distintos, por lo menos eso es lo que yo supongo, que a pesar de todo esto que me rodea, me siento inspirado por esas mujeres que sostienen con tanto entusiasmo y buena disposición la difícil situación que atraviesan reflejando una gran fortaleza en sus mentes. Tal vez la gran lucha está en la mente del ser humano, es aprender a convivir con lo que nos toca. Yo anhelo ser grande y exigente en la vida, como lo soy conmigo mismo ante las situaciones que me toca atravesar.

17 de octubre – Devlin: 
Hoy algo que nunca me imagine que haría. Yo fui con el grupo Cepromup a reunirnos con 200 mujeres en el centro de Lima por el Congreso Mundial de Mujeres por la Democracia y contra la pobreza y la violencia. A pesar de ser uno de los 6 hombres que había, fue una gran experiencia vez a las mujeres reunidas para oponerse a que ellas sean forzadas a quedarse en su casa. Algunas especialmente del Amazonas, vestían ropa tradicional que era bastante impresionante. Nos detuvimos en una ruta y nos reunimos en un gran circulo para cantar. También intentamos bailar una danza tradicional con 3 mujeres que llevaban unas mascaras enormes en la cabeza. Ellas se movían con movimientos lentos, deliberados y agitaban banderas Peruanas. Sin duda yo hoy salí de mi burbuja.

18 de octubre – Mercedes: 
Hoy dejamos la villa El Salvador (en Lima) en donde tuvimos una gran experiencia con Cepromup y todo su personal. Fue inspirador para mi, encontrarme con gente con tantos problemas, pero con una visión tan positiva y enérgica de ver el mundo. Ahora estamos viajando hacia Cuzco y en dos días estaremos en Machu Picchu, las ruinas Incaicas. Tenemos que andar todo el día y toda la noche para llegar a Cuzco con algo de luz para preparar el equipo necesario que usaremos los próximos días. Yo venia manejando por un lugar asombroso, rumbo al este, ahora estamos en los Andes trepando a 4000mts de altura. Me encanta el paisaje cuando cambia tan abruptamente. En menos de 1 hora dejamos atrás el desierto y entramos en un increíble valle, paisaje tan familiar para mi. Los dos vehículos y todos nosotros estamos sintiendo la altura, la Chancha en algunos lugares no andaba a mas de 30km/h y yo personalmente me siento mareada. Yo pienso que en mi caso, es la altura y el camino sinuoso por el que estamos viajando.

19 de octubre – Jay: 
Hoy fue un largo día. Desde ayer manejamos desde Lima hacia Cusco, fueron 27hs. sin detenernos, viajamos de día y de noche, finalmente llegamos a Cusco al mediodía, fuimos a la hostería a organizar el equipo para la caminata a Machu Picchu, van a ser 3 días de viaje saliendo a 33km. de las ruinas a 2600mts. de altura, subiendo después a 4200, bajando nuevamente a 3500, subiendo nuevamente a 3850 y para abajo otra vez, Machu Pichu esta a 2280mts. Para llegar allí, será mejor que practiquemos subir y bajar las montañas! Comenzaremos a las 10 de la mañana, yo supongo que no va a ser fácil, estoy muy entusiasmado por ver la vieja civilización incaica.

20 de octubre – Jessica: 
Todos corríamos como locos esta mañana haciendo los preparativos finales para Machu Picchu. Tuvimos que improvisar algunas bolsas de dormir porque las nuestras están en Canadá. Tomamos un colectivo hasta el km 82 en donde comenzamos nuestra anticipada caminata. Estaba preocupada últimamente porque últimamente me esta doliendo mucho la espalda, llegando a un punto que al final del día llevo tomado alrededor de 2000 mg de remedios y lo único que puedo hacer es doblarme como una pelota y tratar de dormir. Hasta ayer pense en no subir a las ruinas, sin embargo, no podía dejar pasar la oportunidad de conocerlas y decidí intentarlo. ...........Continua Diario de viaje a PeruParte 2
Volver al comienzo del diario de un viaje a Peru

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más