Islas Ballestas


Viaje a Sudamerica - Islas Ballestas

Tomo un taxi hasta el Terminal de buses de Ica por 4 soles, de allí en bus a Pisco otros 4 soles. Una vez en Pisco agarro una buseta para península de paracas, donde se encuentran las islas ballestas. Todo el camino es muy árido, vamos por la carretera panamericana paralelos al mar. Esto es un desierto pero el mar esta lleno de vida. Por aquí pasa la Corriente de Humboldt. Las aguas de océano antártico transportan una densidad extraordinaria de plancton, convirtiendo a esas aguas atravesadas por la corriente, en uno de los más importantes caladeros pesqueros del planeta y a la corriente misma en uno de los principales recursos económicos del Perú.
Cuando llego a la peninsula de Paracas me dirijo al puerto para informarme de los precios de los barcos que van a las islas ballestas. En las islas ballestas no se puede desembarcar pues es parque nacional, los barcos solo se pueden acercar a 20 o 30 metros de las islas. Me dicen que el viaje cuesta 30 soles, y si lo contratas de un día para otro cuesta 25 soles. Este barco a la vuelta pasa por el famoso y misterioso Candelabro de Paracas. Me hace mucha ilusión poder los pingüinos, lobos y elefantes marinos de las islas ballestas.
Después de pagar el pasaje, dejo en la oficina el morral y me voy a dar una vuelta pues hasta dentro de 1 hora no sale el barco para las islas ballestas. Doy un paseo por la playa, no hay mucha gente todavía, luego voy a tomar una cervecita para hacer tiempo y ver el panorama. Me fumo un petardo que me queda mientras paseo por la playa que hay cerca del embarcadero. En la playa hay gente pescando, además de los pájaros piqueros, que se meten como balas dentro del agua. Desde luego que da gusto verles. 
Como ya va siendo hora de partir, veo que la gente se esta situando en el embarcadero para entrar de los primeros y tener una buena vista en el barco. Yo también me meto en la mele, más que nada para por que yo también quiero tener un sitio bueno. El asunto es que el barco tiene alrededor de 8 filas de butacas a cada lado. En cada butaca entran 4 pasajeros. Osea, que de toda la gente que vamos, solo los 16 primeros tendrán asiento en la ventanilla. Y en cuanto llega el barco, aparecen los primeros tumultos. Después de varios minutos parece que todo esta en orden y cada uno tiene su sitio. 
El barco zarpa con gran expectación, otra vez soy el único extranjero en el barco, igual que en Manaos. 
Esta prohibido desembarcar en las islas ballestas y el barco solo se acerca a 20 metros de tierra. 
Esto esta lleno de guano, hay incluso una plataforma para descargarlo directamente a los barcos. Los trabajadores del guano y del parque nacional son los únicos que pueden acceder a las islas ballestas. Hay miles de aves. Piqueros y alcatraces que llenan las islas hasta casi taparlas por completo. En las zonas bajas están los lobos y elefantes marinos junto con los pingüinos, aunque estos al ser tan pequeños me cuesta más verlos. Mientras que desde un lado del barco se ven las islas, al otro lado el espectáculo tampoco se queda corto. Los piqueros dan vueltas en círculo encima del agua y caen constantemente a una velocidad impresionante, no me canso de verlos una y otra vez caer como flechas y clavarse y penetrar en el agua.

 


Al otro lado los leones marinos tomando el sol en las rocas. Los elefantes están solos, cada uno en una roca, no se mueven.
-Eh, eh.
Ni puto caso, la gente empieza a silbarles, pero ni por esas.
¿Que es eso negro que se ve arriba de la isla?
Son aves, tantas que tapan el terreno, y eso que volando están otro mogollón de ellas. Es increíble ver tanta vida en tan poco espacio tan pequeño. He acertado viniendo aquí para ver este espectáculo.
Ya de regreso pasamos por el Candelabro. Es un dibujo tallado en un acantilado. Tiene alrededor de 170 mtrs de alto y 70 de ancho. La parte mas profunda es de ½ metro y la menos de 5 cm. Unos dicen que era una señal para los piratas, otros dicen que es una marca para los ovnis. No se los años que tiene pero, debe de ser relativamente reciente.
Yo conocía este dibujo desde niño, y no me creo que este lo este viendo.
Ni que decir tiene que tengo uno de los mejores puestos del barco. El barco para una vez por babor y otra por estribor para el disfrute de todos. Tome tantas fotos que borrar dos para tomar unas fotos al candelabro o tridente como lo llaman algunos. 
El viaje dura alrededor de 3 ½ horas y estoy encantado de la vida, así que me quedare a pasar la tarde en la playa.
Me voy a comer y me recomiendan comer arroz con marisco. Pulpo, vieiras, cigalas, etc. Acompañado por una cerveza de ½ litro. Total: 15 soles.
Estoy en un restaurante en el paseo de la playa, no es muy bella, pero lo mejor es el ambiente que hay. Lo demás es desierto.
Regreso a Pisco y encuentro habitación por 30 soles con baño y habitación, averiguo para viajar a Huaraz, y me dicen que tengo que ir a Lima.
Salgo a cenar y dar una vuelta por Pisco, justo al regresar al hotel unos niños me llenaron de globos de agua, ¿todavía son carnavales? Je je, recuerdo como le decía el padre al niño…. A ese no que es gringo, y el niño ni puto caso. Pa pa pa, empapado me vio llegar la posadera que sonreía al verme mojado.

Continuar relato Huaraz y el Huascaran

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más