Viaje a Venezuela

12 - Río Caura - Salto las Pavas Segunda Parte

La mujer le cuenta la historia y el también empieza a hablarme en yekuana. Yo me meto las manos en los bolsillos y le digo que no tengo plata. Que no hay.
Carlos aparece con Begonia y con los dos niños e intenta apaciguar los ánimos.
Pero el marido y la mujer no paran de hablar. 
Carlos les dice que siempre que lleva turistas, pasa por su casa para que los turistas les compren artesanía, y como se ponga tonto no va a llevar a ningún turista a su casa.
Parece que so le calma un poco, yo le digo a Carlos que le diga que cuando regresemos voy a comprarle algo a su casa.

Seguimos camino mientras Carlos nos emplaza a no retrasarnos e ir todos juntos. Nos cuenta que no se sabe como puede reaccionar esta gente.
Yo le cuento a Carlos mi versión, que yo solo les saque una foto porque ellos me lo pidieron, y que si no es posible sacarles fotos por que se vuelven locos, que nos lo hubiera avisado.

Begonia y yo vamos los últimos, a unos 5 metros del grupo. Carlos va el primero machete en mano.
Paramos en un riachuelo a descansar, Begonia me sigue regañando por el episodio de la foto.
-Que ellos me pidieron que les sacara la foto.
-Que pasa, si lo llego a saber no les saco la foto.
Ella se puso muy nerviosa, sobre todo cuando los dos niños comenzaron a perseguirla. Je je je.

Seguimos camino, seguimos subiendo, sigue el calor, sigue la humedad, y hay que seguir al loro con todo lo que hay alrededor. 
Carlos nos muestra un tronco, con el machete corta un pedazo de corteza, la corteza comienza a sudar. Esto lo utilizan para hablar con los espíritus. Los probamos y sabe muy muy amargo.
Continuamente nos van adelantando indígenas y niños cargados de gasolina. 
Algunos de ellos no tienen Curiara a gasolina, pero la suben a cambio de plata.

Tras casi 3 horas de camino llegamos a las famosas cascadas de las Pavas. El ruido es atronador, hay 5 cascadas y no se la parte de abajo del río.
Tampoco se ve la parte de arriba, estamos en un mirador y vemos las cascadas a media altura, a unos 50 metros, así que no es posible darse un baño.
Nos sentamos en un mirador, hay un campo de grama, me apetece tumbarme a descansar, pero me da cosa. Es que tengo psicosis de serpientes, arañas. No me fío.

Al lado del mirador hay una estructura de madera con unos bancos donde comeremos algo ligero. Todavía hay que bajar y con el estomago lleno no procede.
Comemos unos sándwich de jamón y queso con unas galletas y un vaso de coca-cola. 
Durante una hora nos paseamos por los alrededores, comienza a llover, así por lo menos nos refrescamos un poco. Ahora hace menos calor pues estamos fuera de la espesura de la selva.
Lo cojonudo es que hay tarantín donde hay unas indígenas tallando y tejiendo artesanía. Si es que el negocio es el negocio. Y también tienen tejidos hechos de la Copa América. Estos indígenas si que saben.
Les compro una cesta de fibra de palma y un sebucán – un instrumento con el que procesan la Yuca amarga o mandioca - .
Continua...... 13 - Vuelta Al Playon

 

 

 

 

 

1 - Isla Margarita - Caripe Guacharo 2 - Caripe Guacharo - Río Caribe 3 - Río Caribe - Cúcuta 4 - Cúcuta - Ciudad Bolivar 5 - Ciudad Bolivar - Bauxilum 6 -Ciudad Bolivar - Gran Sabana 7 - La Gran Sabana 8 - La Gran Sabana- Seguimos 9 - La Gran Sabana 10 - Rio-Caura 11 - El Playon 12 - Catarata Las Pavas 13 - Vuelta Al Playon 14 - Fin del Viaje

Volver a principal

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más