Descubriendo el Rio Orinoco

10 - Rio Manapiare y fin de la aventura Segunda Parte


Prometo volver a verlo. Tengo ganas de echarme un rato en la cama, poner el aire, y ver la televisión, tomándome una cerveza bien fría.
José me invita a ir con el a comprar unas cosas que necesita para la obra, vamos hablando por el camino del viaje. De la gente, del río. Yo lo voy poniendo al día de todo lo sucedido. 
Después de comer me voy a la habitación un rato. En mi cabeza aun retumba el mantra del barco mientras dormito. Siento nostalgia de estar allá con la gente, y eso que solo han pasado 6 horas. También tengo ganas de llegar a Margarita, mi amor estará esperándome preocupada. En Ayacucho no hay hoy Internet por un fallo de telefonía, así que tendré que esperar para poder hablar con mi familia y mis amigos para decirles que todo salio a las mil maravillas. Tampoco puedo llamar por teléfono, pues allá en la casa de Margarita no hay, y llamar a España sale muy caro desde este lugar.
En la tarde tomo unas cervezas con José Ángel, el cocinero de la posada, es un aventurero, estuvo viviendo 3 años en Isla Margarita en un velero, se recorrió todas las islas de caribe. También estuvo viviendo un tiempo en los Roques, en el Delta Orinoco, en Manapiare. Ahora lleva unos meses en Puerto Ayacucho. Es muy buen cocinero y muy simpático, cuenta las cosas y las anécdotas que me muero de risa, como cuando me habla de la isla de San Vicente. Me cuenta que después de fondear en una playa se acercan unos muchachos con los ojos de estar totalmente fumados y la sonrisa esa que conocemos los fumadores. Tienen el jardín de la casa lleno de plantas de marihuana, allí se quedo con ellos un par de semanas. Ya me gustaría hacer un viaje en un velerito por las islas del caribe. Nunca se sabe.
Duermo de puta madre, en la hamaca se duerme muy bien, pero no es lo mismo, las sabanas de la cama son muy suaves y se me resbalan los pies.
Reflexiono sobre todo lo vivido estas semanas y toda la gente nueva y lugares que he conocido. Me duermo con una sonrisa de la satisfacción de regresar de un viaje único en la vida.
Me levanto por la mañana y preparo mis cosas, increíblemente los cuadros están no ya enmarcados sino también embalados, solo espero que lleguen sin daños a la Margarita.
Son dos paquetes, unos de ellos es pequeño y lo llevare conmigo como equipaje de mano, el otro ira facturado.
José me lleva a aeropuerto, Yesenia no esta y no puedo despedirme de ella. Pago el pasaje y me embalan los cuadros con un plástico en facturación. Me despido de José agradeciéndole de nuevo toda su hospitalidad. Nos volveremos a ver.
Fin de la Aventura

 

 

 

 

 

1 - Puerto Ayacucho2 - Puerto Nuevo 3 - Duermo Acojonado 4 - Atabapo 5 -Comunidad Maco 6 - Flipando en el Orinoco 7 - Fiesta de San Juan Bosco 8 - El Chaman 9 - La Plaga 10 - Manapiare 11 - Rio Manapiare Comenzar relato

Volver a principal

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más