Descubriendo el Rio Orinoco

10 - Rio Manapiare y fin de la aventura

El capitán al verme gringo me cobra el 30% más de lo cuadrado con Reysinho. Y acá no vale el regateo, o lo tomas o lo dejas. Oigo protestar a el cliente que ha venido en la avioneta, para contratar el vuelo completo le han cobrado ida y vuelta pero teóricamente el dinero que se pague a la gente que embarque debe ser para el cliente que pago el pasaje completo. El capitán se hace el loco y se mete la plata en el bolsillo. Hoy cobrara el doble por regresar. Acá no hay nadie para reclamar, solo es una pista de aterrizaje de tierra, y un techo donde para la avioneta. Acá no hay control alguno, y para la gente que vive aquí es mejor llevarse bien con esta gente. El capitán es un prepotente, cuando nos vamos a tomar una foto los de recuerdo me dice que me cobra 10 dólares por tomar la foto a la avioneta. No se si lo dirá en broma. Así que apago la cámara y pienso… que te den por el culo.
Me despido de Gonzalo, le doy las gracias por todo, por el viaje, por conocerle, por haberme enseñado tantas cosas. Espero que me venga a visitar pronto a Isla Margarita para poder ser tan buen anfitrión como el. Tiene muchas ganas de venir a margarita. Samuel estuvo hace unos meses en la isla de Coche, montando durante 2 meses unachuruhuata gigante para un restaurante. Y quiere volver también a la isla, para comprar electrodomésticos, wiski, y ropa. Productos muy baratos en la isla de Margarita.

Acá mismo prometo volver a Manapiare algún día, para saludar a Howard y ver esa cascada de 700mtrs de altura.
La pista de despegue es un claro en la selva, la avioneta da varios saltos antes de despegar. Delante viaja un militar y atrás voy yo con un constructor que esta trabajando en la construcción de un hospital bolivariano. No se puede hablar pues el ruido es infernal ya que el capitán va con la ventana abierta.
Veo Manapiare desde el aire, veo el barco, veo la serpiente del río rodeada de un manto verde. Veo paraguas de color amarillo entre tanto verde –son los árboles que están en flor en este momento. Varias montañas con grandes cascadas, también veo paraguas de color rosa. La serpiente es de color marrón mineral desde el aire. Apuro las últimas fotos del viaje, son más de 800, también algunos videos cortos. No es momento para asimilar todo lo vivido estos días, el tiempo lo hará.
El vuelo es corto y pronto estoy en el aeropuerto de Ayacucho aterrizando, al salir voy directamente al stand de Conviasa, el único stand que hay. Me dicen que solo hay un vuelo al día que va a Caracas y que sale a las 12 del mediodía. Hago la reservación para mañana, no pago nada, pero debo de pagar el pasaje antes de las 10.30 de la mañana de mañana. El vuelo sale 170.000 Bs., alrededor de 60 dólares.
Agarro un taxi y en pocos minutos estoy en la posada de José. Hay esta Yesenia, le comento que todo ha salido perfecto. Suerte que hay una habitación libre y llevo allá mis cosas, me pego un baño y salgo como un pincel. Aparece José, hablamos del viaje, le enseño los cuadros y me dice que hay un indígena trabajando en la posada y que hace unos marcos con Mamure –una fibra depalma-, que quedan muy bien para estos cuadros que tengo. Hablamos con el tipo y me promete que antes de que me marche tendré los cuadros enmarcados con Mamure.
José esta ampliando el negocio y esta construyendo una piscina para la posada. Piensa abrir este espacio no solo para los clientes, esta diferenciado de la posada por el restaurante. Va a colocar un equipo de música y una pequeña barra de bar. Continuar relato

 

 

 

 

 

1 - Puerto Ayacucho2 - Puerto Nuevo 3 - Duermo Acojonado 4 - Atabapo 5 -Comunidad Maco 6 - Flipando en el Orinoco 7 - Fiesta de San Juan Bosco 8 - El Chaman 9 - La Plaga 10 - Manapiare 11 - Rio Manapiare Comenzar relato

Volver a principal

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más