Descubriendo el Rio Orinoco

Puerto Ayacucho

Hay veces que la vida te ofrece una oportunidad única para hacer un viaje especial. Un viaje único, un viaje a un lugar poco accesible.
Lejos de los ruidos de la ciudad, lejos de la contaminación, de las multitudes, de los circuitos turísticos, lejos de las comodidades, del materialismo. Cerca de las estrellas, cerca de la vida primaria, de una vida en comunión con la naturaleza, cerca de la inocencia. Donde el río y la selva te ofrecen todo. Donde habita el olvido.
Por casualidades de la vida tuve el privilegio de conocer a José, un navarro que en 1982 llego a Venezuela buscando una vida diferente. Con 21 años se adentro en la amazonia y durante 6 años convivió con varias comunidades indígenas.
Allí se enamoro, formo una familia y hoy en día, después de 25 años, sigue en esta zona, en Puerto Ayacucho.
Después de salir de Bilbao y pasar 2 semanas en Isla Margarita y ya cansado de tanta playa y tanta cerveza, partí hacia la amazonia venezolana con intención de Saludar a José y conocer un poco Puerto Ayacucho.
En la ciudad de Porlamar tome una lancha que en 1 hora me dejo en Chacopata - península de Paria -, en la lancha viajamos alrededor de 60 pasajeros. La mar esta tranquila, y los 5 motores fuera borda nos llevan volando literalmente. La lancha no es nada del otro mundo, lo único que valen son los motores. Hay alrededor de 10 asientos corridos a cada lado, en cada asiento viajamos 3 personas. Son asientos 
viejos, al igual que la lancha, pues como no hay competencia, al dueño no le interesa mejorar ni el servicio, ni la embarcación.
Una vez en Chacopata agarro un carro compartido con otros 4 pasajeros y partimos hacia Carúpano. El carro es un Malibu que tiene más años que yo, antes de que el hombre llegaría a la luna este carro ya se movía. La carrocería se cae a pedazos, desde mi asiento veo el suelo por un hueco del tamaño de una naranja.
El paisaje es desértico, a un lado esta la mar, al otro lado se ven cuatro palmeras y tierra seca.

El viaje dura alrededor de una hora y media. En el camino se ven unas obras de lo que será una canalización que llevara agua potable a la Isla de Margarita.
Ya en Carúpano tomo otro carro compartido hasta Maturín, allí otro carro me lleva hasta Los Barrancos donde en una chalana cruzo el río Orinoco hacia San Félix y allí tomo un bus que en una hora me deja en Ciudad Bolívar.
Son las 3 de la tarde, y mi bus hacia Puerto Ayacuchono sale hasta las 8 de la noche. Aprovecho para llamar a Rubén y a Leyland. Rubén es un chico que visito mi Web de vueltalmundo.com y nos hemos escrito varias veces, así que espero conocerlo hoy. Leylan es el dueño de una agencia de tours de la zona de la gran sabana, y ya he hecho varios viajes con el. Ahora es temporada baja, así que tiene tiempo para tomar unas cervezas y dar una vuelta por la ciudad.
Antes de Partir llamo a José para decirle que llegaré a Puerto Ayacucho sobre las 6 de la mañana.
El viaje lo hago en el mejor bus que hace la ruta. Menos mal, pues el viaje es de Terror. Nada mas entrar en el bus veo que el conductor tiene una muñeca de trapo gigante en medio del cristal que le quita muchísima visibilidad, durante el viaje a Puerto Ayacucho hay que pasar dos controles militares y hay que sacar el equipaje para que los guardias lo revisen. Nos acercamos a la frontera con Colombia y eso se nota. Parece ser que algunas veces encuentran premio en algun equipaje. 
El conductor tiene la música a todo volumen durante las 10 horas de viaje, y la luz encendida. Y lo peor de todo es que la música siempre es la misma, " Ballenato " , no se si lo hace para no dormirse o es que esta despechado, o las dos cosas.
Y por fin llegue a Puerto Ayacucho, una ciudad que tenia pendiente de conocer desde la primera vez que llegue a Venezuela. Puerto Ayacucho es la capital del estado Amazonas, la más grande localidad del estado, fue fundada el 09 de Diciembre de 1924 sustituyendo a Atabapo que antes era el centro administrativo.
Salgo como un cohete en un taxi que me deja en 5 minutos en la Posada de José. Nada mas llegar me ofrecen café y conozco a Yesenia - la
mujer de José -. Tengo que esperar a que de la hora para poder entrar en la habitación que me han reservado.
José ya se ha levantado y desayunamos juntos. Me cuenta que tiene que ir a su barco que parte el Miércoles para ir cargando la mercancía que intercambiara por el río. Además casualidad, hoy es su cumpleaños, cosa que no sabia, y aprovecho para regalarle la colección de dvds de Euskalherria - La Mirada Mágica - y entregarle las 3 botellas de wiski que me encargo. Pues en Isla margarita no hay Impuestos y el wiski esta a mitad de precio que en tierra firme. Así que el 90% de la gente que sale de la isla, sale con wiski.
Puerto Ayacucho

 

 

 

 

 

1 - Puerto Ayacucho2 - Puerto Nuevo 3 - Duermo Acojonado 4 - Atabapo 5 -Comunidad Maco 6 - Flipando en el Orinoco 7 - Fiesta de San Juan Bosco 8 - El Chaman 9 - La Plaga 10 - Manapiare 11 - Rio Manapiare Comenzar relato

Volver a principal

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más