Rio de Janeiro

Relato de Brancellao desde Brasil 2005 - Río de Janeiro Blog de viajes de Brancellao

ESTADO DE RÍO DE JANEIRO.-

Río de Janeiro.

  mirador Rio de Janeiro

Antes de ir a Río de Janeiro había leído mucho sobre la ciudad y soñado todavía más con ella. Era el auténtico mito de nuestro viaje y la decepción ante las expectativas creadas sobre la llamada “cidade maravillosa” entraba dentro de lo probable. Sin embargo éstas no sólo se cumplieron, sino que se desbordaron. 
Durante la planificación de nuestro viaje habíamos ido reduciendo paulatinamente la estancia, dejándola en únicamente tres días. El temor a la inseguridad ciudadana había influido poderosamente en esa decisión. La llegada estaba prevista para las siete de la tarde del sábado, pero nada más llegar al aeropuerto de Lisboa vimos en los paneles que estaba previsto un retraso de dos horas, se iniciaba la penosa historia de los continuos retrasos de la Varig. Como contrapartida tuvimos la suerte de volar en business, pues el avión iba tan lleno que no había plazas en turista. El vuelo trascurrió sin incidencias y al llegar al aeropuerto elegimos un taxi blanco para nuestro traslado a Copacabana, más caro –decían que- más seguro, pagamos 50 reales tras de un pequeño regateo. Después de mi experiencia,
recomiendo coger un taxi común, amarillo y regatear hasta los 35, 40 reales a lo sumo por un traslado a Copa o Ipanema.

 desde el mirador de  Rio de Janeiro, relato de un viaje por Brasil. - Rio de Janeiro


Una vez instalados en el Che Lagarto de Copa, nos faltó tiempo para pedir un taxi que nos acercara a la noche de Lapa. Nunca olvidaré la intensidad de aquel momento, la llegada a los Arcos de Lapa, la sensación de estar medio perdidos en aquel ambiente. En pocos minutos nos hicimos dueños de la situación y disfrutamos plenamente la noche de Río de Janeiro. Nuestro primer lanche, nuestra primera Caipirinha por 2 reales en plena calle, la gente que fuimos conociendo, su sorprendente hospitalidad, la música de la Carioca de Gemma y aquel ambiente único… a las 3 de la mañana agotados por el viaje y medio mareados por la fuerte caipirinha retornamos al hotel, Río de Janeiro nos había recibido con los brazos abiertos


  Rio de Janeiro al fondoEl domingo teníamos una consigna clara, si hace buen tiempo deberíamos coger el autobús ( 583 si no recuerdo mal) de Cosme Velho hacia el Corcovado, el tiempo amenazaba con cambiar el lunes y el Corcovado no es un lugar agradable, ni adecuado para visitar con malas condiciones climatológicas. Nos levantamos temprano y pronto estábamos en Cosme Velho esperando la cola del bode (30 reales) que nos subiría a través de la Foresta de Tijuca hasta el Redentor. Había mucha gente, hacía mucho calor, pero el día era expendido, un calor soberano. En la cima pudimos observar como la elevada temperatura hacía que las vistas sobre la ciudad no fuesen todo lo nítidas que debían ser para conseguir unas buenas fotografías, pero la panorámica era impresionante y la presencia de la mole del Cristo majestuosa. En un ataque de histeria colectiva las cámaras fotográficas trabajaban

 puesta de sol en Rio de Janeiro

a toda velocidad, luego descubriríamos el por que, pues salvo en el Pan de Azúcar y en el propio Cristo, era raro ver a un turista haciendo una fotografía en Río de Janeiro, entendimos entonces el deseo de la gente de inmortalizarse en el Corcovado. 
La visita se había dilatado más de lo previsto, habíamos quedado con unos cariocas que conocimos la noche anterior en Lapa en el posto 9 de Ipanema sobre la una de la tarde, pero pasaban las 3 de la tarde cuando estábamos de vuelta en el hotel. Después de comer algo fuimos caminando por Copa un rato y tomamos un autobús hacia Ipanema para visitar la Feira Hippe que se celebraba los domingos, no tenía nada especial y antes de que anocheciera nos fuimos a la playa. 
 Continuar relato Ilha Grande

Volver a principal 
Volver a relatos de brasil

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más