Recife y Olinda

Recife y Olinda Brancellao desde Brasil 2005 - Blog de viajes de Brancellao

ESTADO DE PERNANBUCO

Recife y Olinda

Llegamos sobre las 4 de la tarde del

Olinda

domingo 14 a Recife, la VARIG puso a disposición de los cuatro pasajeros afectados por la pérdida del vuelo, dos pases de taxi, habitaciones en el Holiday Inn situado en la playa de Boa Viajem y los respectivos vales de cena y comida en el hotel. No teníamos ni idea de que hacer en Recife, aunque obviamente no nos contentábamos con quedarnos un día tirados en un hotel. Nos olvidamos de las incidencias sucedidas e ideamos un programa para el escaso tiempo de permanencia en la capital pernanbucana, de forma que el resto del día le tomaríamos el pulso a la ciudad y la mañana siguiente la ocuparíamos en una vista a Olinda. 

olinda

Desde el avión Recife nos había parecido una gran ciudad, no en vano Recife ronda los tres millones de habitantes, aunque no llega a abrumar como Sao Paulo que parece no tener fin, en Recife destacan los grandes edificios que se extienden por la costa durante varios kilómetros, esa imagen aérea se corresponde con larga playa de Boa Viajem y su “orla” donde estaba situado nuestro hotel, un edificio impersonal con un ascensor exterior a pocos metros de la playa, el típico hotel de 4 estrellas de cadena multinacional, con unos cuantos años de rodaje. 
Salimos cuando ya había comenzado a anochecer y nos dimos un buen paseo por la interminable aunque poco paradisíaca

Boa Viajem (más de 15 kms. de extensión). Se sucedían parejas de adolescentes, partidillos de fútbol-playa y algunos carteles anunciando que el baño estaba prohibido por el peligro que suponían los tiburones. Nos cansamos de caminar hasta que después de recorrer unos 4 o 5 kms.

Llegamos a la zona de Bom Pina,

 OLINDA

era domingo y no había demasiado ambiente, no obstante comenzamos a sentir la tremenda amabilidad de la gente nordestina, su sencillez y su alegría. Comimos una buena maminha (600 gramos para dos) con 4 caipirinhas y pagamos menos de 6 euros, Recife nos dio la impresión de ser muy barato. Seguimos un rato más por la zona, para luego tomar un taxi que nos llevase al Recife Antigo, y la zona de Bom Jesús. Tampoco aquí había mucha animación, unos cuantos turistas ocupaban alguna que otra mesa en las terrazas de la zona presidida por estupendos edificios coloniales, la mayoría en un estado de conservación bastante deficiente. A las 10 todo estaba cerrando y un taxi por 8 reales nos llevó de vuelta al hotel. 
iglesia en OlindaLa mañana del lunes nos levantamos temprano y viendo como caía el diluvio universal, nos pertrechamos con los chubasqueros que habíamos comprado para enfrentarnos a las cataratas de Iguazú. Algunas calles estaban inundadas y en una parada de bus esperamos estoicamente media hora a que llegase el urbano nos debía acercar a Olinda. Recorrimos unos 7 u 8 kms. hasta el centro de Recife y de allí, otros tantos hasta la Praza do Carmo en Olinda. Al llegar a la zona histórica de Olinda un grupo unos 15 guías se abalanzó sobre nosotros ofreciéndonos sus servicios y advirtiéndonos de los peligros que corríamos si no éramos guiados por ellos. Sorteamos como pudimos aquel aluvión y nos encaminamos al Convento de San Francisco. Efectivamente una favela se encuentra muy cerca de la zona histórica de la cidade alta, pero no es menos cierto que el turista puede sentirse seguro al estar la zona poblada de policía. Los caros equipos de fotografía de último modelo campaban a sus anchas por las empinadas calles de la ciudad, sin que los faveleiros tuvieran la más mínima oportunidad ante la presencia disuasoria de las fuerzas del orden. Visitamos el Convento de San Francisco, primer convento de la Orden en Brasil y un par de edificios más, recorrimos la decadente zona histórica para tres horas más tarde y con cierta sensación de decepción tomar un taxi que por 12 reales nos devolvió al hotel. Dejábamos un día espantoso en Recife con un nuevo retraso de una hora en el vuelo de Noronha, rezábamos para que la climatología se presentase bien distinta en las islas.Continuar relato Isla Noronha

Volver a principal 
Volver a relatos de brasil

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más