Morro de Sao Paulo

Morro De Sao Paulo Brancellao desde Brasil 2005 - Blog de viajes de Brancellao

Morro De Sao Paulo

Morro de Sao Paulo

Morro de Sao Paulo, es un pequeño pueblo de pescadores que se ha ido convirtiendo con el paso de los años en un lugar de mítico para muchos viajeros, no en vano cuenta con los ingredientes necesarios para atraer a gentes de todo el mundo: sus pintorescas y empinadas calles sembradas de arena flanqueadas por originales pousadas, la ausencia de vehículos a motor, un clima privilegiado, un excelente ambiente nocturno y las preciosas playas de agua cálida y transparente que reciben los curiosos nombres de ordinales en función de su cercanía al núcleo poblacional más importante. Tanto en la calle principal como en la Primeira y Segunda Praia se concentran la mayoría de las pousadas y tiendas, la Terceira Praia es más grande y menos concurrida, queda inundada cuando sube la marea. La Quarta, repleta de cálidas piscinas naturales y de gran extensión, resulta ideal para perderse, contando con apenas dos establecimientos hoteleros ofrece no obstante la

Morro de Sao Paulo

posibilidad de disfrutar un paseo a caballo por la arena o subirse el singular burro taxi. Más al sur se suceden interminables arenales vírgenes como Praía do Encanto (Quinta Praia) o Garapuá cerca ya de la desembocadura del río do Inferno. Las playas más concurridas posiblemente acusen en temporada alta un exceso de visitantes, lo que supone que para muchos Morro de Sao Paulo haya perdido el encanto de antaño, en el mes agosto con las pousadas medio vacías resultó un lugar encantador. 
Una vez que se llega al puerto de Morro, varios lugareños provistos de una carretilla se ofrecen para transportar el equipaje de los visitantes. La enorme pendiente de las subida aconseja hacerse con los servicios de uno de ellos, que por 5 reales por bulto (pagamos 7 por dos) te acompaña por las pousadas y te pone al día sobre los precios del alojamiento de temporada. Después de visitar una agencia para hacernos una idea de los precios que se estilaban, compararlos con los que nosotros teníamos anotados y visitar tres o cuatro pousadas, recalamos en Pousada Morena, acogedor lugar con un servicio encantador situado en primera línea de la Primeira Praia. Excelente elección, cerca del pueblo, cerca también de la Segunda Praia y en primera línea de playa, pagamos 70 reales por la “diária” de un “quarto” con vistas al mar.

Dedicamos  Morro de Sao Paulo

esa mañana a pasear por las distintas playas, a tomar un poco sol y a bañarnos en las cálidas aguas de la isla de Tinharé, comimos un delicioso plato de pasta en la spaguettería Strega por 30 reales dos personas. La tarde la matamos en la animada Segunda Praia, donde los turistas predominantemente italianos se divertían ligando con las locales o jugando pachangas de fútbol o voleyplaya, allí probamos por primera vez el “açai na tilhela”, el delicioso extracto de la pulpa de una fruta del Amazonas con “múltiples” propiedades servido frío en una galleta con trozos de cereal espolvoreados por encima. Al caer la noche la actividad se centra en la calle principal, los visitantes curiosean por las tiendas de artesanía, cenan en alguno de los muchos restaurantes, para luego entonarse con las famosas y deliciosas caipifrutas. Cenamos en el restaurante Quatro Estaciones por 20 reales los dos y después de pasarnos por el Oh La La y probar las caipifrutas de Joe (7 reales) elaboradas a base de vodka y una deliciosa combinación de frutas naturales exóticas, continuamos la noche en la Segunda Praia visitando los diferentes locales y los vistosos puestos de caipifruta (5 reales) de la Segunda Praia.

  Continuar relatoPorto seguro
mas info de Morro de Sao Paulo

Volver a principal 
Volver a relatos de brasil

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más