Ilha Grande

Ilha Grande Relato de Brancellao desde Brasil 2005 Segunda Parte - Blog de viajes de Brancellao

ESTADO DE RÍO DE JANEIRO

Ilha Grande

 

Ilha Grande

De vuelta al pueblo al anochecer, nos dimos cuenta de que por Abraao en temporada baja no hay mucha animación. Después de cenar una sabrosa caldeirada de pescado que parecía servida para 5 personas, nos dimos en paseo por la zona antes de retirarnos.


El jueves por la mañana teníamos que embarcar en el ferry en dirección a Angra dos Reis a las 10 de la mañana, desde donde los autobuses salían cada hora hacía Río de Janeiro, dejábamos Ilha Grande bastante apenados, nos hubiera gustado haber hecho alguna inmersión con botella, visitado las playas de 2 Ríos, Aventureiro o Lopes Mendes y realizado completa alguna de sus famosas trilhas (senderismo). La fantástica combinación de un bosque (“mata atlántica”) fenomenalmente conservado, las hermosas escunas que surcan sus aguas y unas playas tan bellas como diferentes, nos causaron una fantástica impresión, a pesar de haber pasado de puntillas porIlha Grande. Llegar a Ilha Grande había merecido la pena. Para saber máswww.ilhagrande.com.br o www.ilhagrande.org

Ilha Grande

Atracamos en el puerto de Angra sobre las 11,30 y como todavía nos quedaba tiempo, buscamos un restaurante para dejarle el equipaje mientras dábamos un paseo por la ciudad, antes volver al mismo para comer. Angra no es un lugar muy interesante, un puerto pesquero y sobre todo deportivo de cierta importancia, muchas tiendas que delatan una elevada afluencia turística en la temporada alta y pueblo que se extiende por calles empinadas hacia el interior. Pasmamos un poco, comimos en un lugar de comida a kilo y sin prisas esperamos el bus de Río de las 3 de la tarde, que nos habían asegurado pasaba por el centro de la villa. Pasaba el tiempo y el bus no llegaba, hasta que nos dicen que a veces no pasa por el centro pues no es parada obligatoria, de modo que teníamos todas las papeletas para perder el vuelo de Foz ya que el bus de las 4 de la tarde, llegaba a Río a las 7 y el avión despegaba a las 8. En una hora en Río no teníamos tiempo material para trasladarnos de la rodoviaria al aeropuerto, recoger una maleta que habíamos dejado en la consigna y facturar. Nos informan que unas Vans, recogen gente en la carretera general y hacen traslados a Río, tomamos un taxi que por 11 reales nos llevó a la “parada” de estos colectivos y allí por 15 reales cada uno conseguimos que nos trasladasen a Río. He viajado con toda tranquilidad en vans por varios lugares del mundo, aquella no ofrecía muchas garantías pero debíamos elegir entre pagar 200 reales a un taxi o hacer el trayecto allí dentro. El conductor no sólo nos llevó a Río media hora antes que el bus, sino que antes de entrar en la estación de autobuses y viendo el poco tiempo que teníamos para coger el avión paró prácticamente en el medio de la calzada, nos llamó a un taxi y nos empaquetó junto con nuestros lotes hacía el aeropuerto. Pagamos 17 reales al taxi y llegamos a Galeao con el tiempo necesario para no perder el avión.

 Continuar relato -cataratas iguazu

Volver a principal 
Volver a relatos de brasil

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más