Ilha Grande

Ilha Grande Relato de Brancellao desde Brasil 2005 - Blog de viajes de Brancellao

ESTADO DE RÍO DE JANEIRO

Ilha Grande

Ilha Grande

El recorrido de Río a Mangaratiba dura unas dos horas, transcurre primero por barrios pobres del extrarradio de la ciudad y después por pueblos costeros también muy pobres y deprimentes donde la única actividad existente parecía ser la misa evangélica que se celebraba sin excepción en las sórdidas iglesias del litoral. El autobús de la empresa Costa Verde es muy cómodo, no recuerdo el precio exacto, pero ronda los 6 euros. Mangaratiba no resultó ser mucho mejor que lo visto durante el viaje y el hotel Mendonça (75 reales) que habíamos reservado desde Río de Janeiro, que según el conductor del bus era el mejor de la ciudad y una auténtica maravilla fue el peor lugar donde dormimos en todo el viaje. No nos explicábamos por que coño nos habíamos ido de Río. 
El miércoles a las ocho y media de la mañana tomamos el ferry (4.55 reales, 12 reales el fin de semana) que partía hacía la vila de Abraao, en Ilha Grande. La suerte parecía sonreírnos y la climatología nos hacía un guiño presentándonos una soleada mañana. El trayecto de unos 20 km. y una hora y medía de duración, muestra la inmensa belleza la zona, a medida que nos acercábamos a Ilha Grande se imponía su abrupta silueta. La entrada en la bahía de Abraao dominada por el Pico do Papagaio revela la auténtica majestuosidad de la isla. 
Tras desembarcar en Abraao lo

Ilha Grande

primero que llama la atención es la ausencia de vehículos motorizados, nos valemos de un nativo que por 5 reales transporta nuestras pertenencias en una carretilla por las pousadas de la zona en busca de alojamiento. Tras en pequeño sondeo en una oficina de información turística de Ilha Grande sobre los precios de las pousadas en esta época del año, visitamos unas cuantas decantándonos finalmente por As Bromelias, especialmente recomendada por la guía Viajar bem e barato. La pousada es una maravilla y los 75 reales de la “diária” un regalo. La esmerada atención, la cuidada decoración y el fantástico café da manha la hacen totalmente recomendable. Reseñar que habíamos visitado otras pousadas que también rayaban a gran altura y cuyo precio era menor. Son las ventajas de acudir a Ilha Grande en temporada baja. 
Recorrimos la villa llena de simpáticas construcciones, buscando una agencia que nos ofertase una excursión para conocer alguno de los bellos lugares que esconde Ilha Grande.

Se ofrecían dos “passeios de escuna” el que conducía a la famosa playa de Lópes Méndes ( 15 reales) y otro más completo que incluía visitas a Lagoa Azul, Freguesía de Santana y parada en Japaríz para comer, elegimos este por que era nos llevaba a diferentes parajes y ocupaba todo el día. Tras un pequeño regateo lo obtuvimos por 35 reales dos personas ( 6 euros por persona). El passeio vale su precio y bastante más,

una linda embarcación típica de la zona, escuna, nos condujo por el Mar de Dentro a la hermosísima Lago Azul, donde practicamos el buceo libre, vistamos playas de arena dorada, recorrimos a través de senderos los espectaculares bosques de la isla y comimos unas sabrosas gambas en plena Playa Japariz, por apenas 5 euros con cervezas incluidas. La climatología nos respetó.  Continuar relato -Continuar relato

Volver a principal 
Volver a relatos de brasil

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más