Viaje a la India

Sadhu Babayi Vanarasi India

Me gustaría contaros una pequeña historia. En Varansi vive una persona muy especial, especial de verdad... se llama Babayi. Habiamos oido hablar mucho de
el, e incluso gente con la que nos encontramos en nuestro viaje nos hacia mencion a este nombre tan desconocido para nosotros y tan misterioso... Babayi. Quien era? Mas movidos por nuestra curiosidad y por las historias que nos habian contado, decidimos aprovechar nuestra estancia en Varanasi para buscarle. Quien era Babayi...
Varanasi, la cuidad sagrada, la ciudad de los ghats, de los amaneceres maravillosos, del ganges mistico de las piras funerarias, del final.del viaje.. nos impresiono nada mas llegar. Si tuviera que ir a la India para no volver, creo que Varanasi seria la cuidad elegida.
Simplemente maravillosa, espiritual, llena de luz, de color, de vida y de muerte. Alli vivia Babayi. Alli lo encontramos.
Su mirada viva y de un azul cielo intenso, contraresta con su piel morena y apergaminada, fruto del paso del tiempo. No tiene nada, no posee nada. Vestido tan solo con una pequeña toga roja y con todos sus collares... su ropaje le delata. Es un sadhu. ES un hombre maravilloso. Sus historias te hacen pensar, su voz te relaja, sus ojos te atraen y su sonrisa te atonta... y piensas...
Verdaderamente vivimos en mundos separados, nosotros tan materialistas y ellos no tienen nada.. miento, tienen mucho pero todo interior.
Nos cuenta, que es fruto de varias reencarnaciones, y en esta ultima nacio sadhu. Lo supo nada mas nacer y es su tarea y su recorrido en esta vida. Viaja de un lugar santo a otro lugar santo, renunciando al mundo, pero formando parte de el. Varanasi es el final del camino.
Meditacion, yoga, relajación, misticismo... lo tiene todo, lo siente todo.. Pero Babayi no es un sadhu normal. Es maravilloso. Habla un español aprendido a fuerza de hablar con viajeros como nosotros, y nos tiene una especial predileccion. Su unico vicio son las juanolas y el tabaco y con mirada de pilluelo te quita los cigarros ya que adora los pitillos como adoran los niños los caramelos... Entre calada y calada relata sus historias. A quien ha conocido, viajeros que le han visitado, gente de todas partes de españa que le escriben cartas, le mandan pequeños objetos, cajitas de juanolas y articulos de periodicos donde él es el protagonista especial.Si, verdaderamente es especial… pero no os puedo contar mas, porque lo que merece la pena es conocerle. Si vais a Varanasi, no dudeis en buscarle. Preguntad a cualquiera, todos le conocen en las escalinatas del ultimo ghat de nombre impronunciable donde todas las noches hacen la ceremonia del fuego.
Gracias Babayi, desde aquí, por todo lo que nos diste.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más