Ushuaia

Cronica desde Argentina - Ushuaia Segunda Parte

 


Así que al día. siguiente compro flores de la zonaalgo de comida para pasar el día. y me voy en un remise a la base de un teleférico, donde la gente esquía en invierno. 
allí camino hasta un mirador natural donde se ve una panorámica de la ciudad espectacular. cuando llego después de 30 min, me siento a comer algo y a ver el panorama, hace un viento huracanado y a una flaquita el viento la tira al suelo cuando posaba para una foto, se cayo como un muñeco. 

amanecer en ushuaia

yo me bajo para adentrarme en el bosque y comer tranquilo y resguardado del viento.
Bajo por la carretera en dirección a ala ciudad y de repente encuentro una señal que marca un camino. es una flecha amarilla y decido meterme a la aventura, a algún sitio llegare. 
El camino va paralelo a un río por un bosque muy húmedo y verde. hay muchos árboles muertos en el suelo que en cuanto los tocas se despedazan.
Des

estas flores las llaman lupinos

pués de una hora alucinando por el camino donde no hay ni un alma, aparezco otra vez en la carretera. Me pongo a hacer dedo por no me para nadie. mientras sigo bajando. solo han pasado 3 coches, el siguiente es un remise al que paro y por 5 pesos me deja otra vez en el centro. es el mismo tipo con el que subí.
Voy a correos a mandar unas postales y a comer.
El taxista me recomienda una ruta para caminar paralela a la costa hasta legar alfamoso faro . Como me dice que no suela ir mucha gente por allá decido hacer esa ruta mañana. El cobra 12 pesos por el viaje, tanto si va uno , como si van 4 pasajeros, pues además podemos cuadrar la hora en la quequeremos que nos venga a buscar. 
controlando el faroAl otro día. hace bueno y me voy pronto al puerto para navegar por fin por el beagle. sin embargo en las 3 marías me dicen que si el viento del este, que si bla, bla, bla. es caso es que hoy no salen,. Reservo el viaje para mañana por si se llena.

Ya me empiezo a enfadar, pues si no voy mañana , ya no navego el beagle. No quiero ir en esos catamaranes de 100 turistas con asientos como el trencito turistico. el humo es falso, es de pegaen el cine.
Por la coche estoy cenando y en la mesa de al lado veo a la hija del capitán con su abuela, me dice que mañana tampoco es seguro que naveguemos. Ya me pone de mala ostia pues me cuenta otra historia rara. Que si ahora el barco esta reparándose , que si bla bla bla. 
El día amanece lloviendo, voy al puerto y en las 3 Marías me devuelven el dinero y me recomiendan ir en un catamaran mas pequeño. solo hay 14 pasajeros y 5 tripulantes, esta lloviendo y la gente no se anima a salir, yo si. 
Esta el catamaran preparado para que todos los pasajeros tengan vista por la cristalera y como no hay pasajeros , tenemos en catamaran para nosotros solos. y solo cuesta 70 pesos.
Al anotarme en el barco veo que hay 8 alemanes todo el catamaran mara mi, dos suizos y dos canadienses y una argentina. 
Entonces me acerco a ella y la pregunto si puedo sentarme al lado, pues 3 horas sin hablar es mucho.
Salimos lloviendo pero al rato para y sale el sol. 
Nos ofrecen café y pastas todo el camino y el guía nos da una clase de naturaleza marina, lahistoria del faro y las aves que veremos..... 
cormaoranes en el canal beaglePaso la mañana perfecta, además paramos en una isla y durante 30 minutos caminamos por ella viendo las aves que hay.
Para celebrarlo me voy a un restaurante a comer cordero magallánico, es tipobuffet y me pongo hasta el culo. 
Fue la despedida de la ciudad. luego me encuentro con Picardi, un tipo que conocí en el bus a ushuaia, esta buscando un lugar para perderse con picardi y el canal beagle al fondo.durante dos meses. Fuimos al puerto mientras me cuenta el lugar que ha encontrado. 
el tipo del hostel donde se alojaba en río grande tiene una cabaña en el lago fanganno, no tiene luz y el agua para beber es del lago que me cuenta es buenisima.
No lleva música, ni libros, ni tabaco, ni nada. Solo quiere aburrirse durante 2 meses. Después de despedirnos y desearnos suerte vuelvo al hostal a despedirme de la gente tan amable que me alojo, Pues salgo a las 5.30 de la mañana y ya no les volveré a ver.


Continuar relato Ushuaia