Torres Del Paine

Sábado 08-01-05. P. N. TORRES DEL PAINE. TRAVESIA " W "- GLACIAR GREY

Hoy nos toca completar la famosa " W ", recorriendo la última de sus patas, la que va desde el Refugio Paine Grande hasta el Refugio Grey, al pie del glaciar Grey. Tras la paliza de ayer, hoy tenemos una etapa tranquila, de 3 a 4 horas según el mapa.

El día ha amanecido cubierto y frío, con mucho viento. Nos abrigamos bien para empezar el recorrido. Tras subir un pequeño collado, se baja de nuevo hasta acercarse a la orilla del lago Grey. El viento sopla fuertemente en el lago 
y hace llegar ráfagas de agua hasta la orilla, mojándonos en una especie de lluvia horizontal.

Poco después subimos a una pequeña loma donde vemos por primera vez la inmensidad azul del glaciar Grey. En la loma,el viento empieza a soplar verdaderamente fuerte, levantándonos, literalmente, varios centímetros del suelo. Tras un gran esfuerzo, conseguimos superar la loma. A partir de aquí nos alejamos del lago y tras un continuo sube y baja por un camino entre una frondosa vegetación, volvemos de nuevo al lago casi a la altura del refugio, a donde llegamos a mediodía, tras 3 horas y media de lucha contra el viento.

glacial GreyEl refugio Grey está prácticamente en la orilla del lago, desde aquí se ve perfectamente el glaciar Grey, que termina su camino en el lago del mismo nombre, justo a la altura de una pequeña isla en mitad del lago, que divide el frente del glaciar en dos mitades.

En un principio teníamos previsto dormir en este refugio, y al día siguiente caminar en dirección del glaciar unoscuantos kilómetros, para luego volver al refugio Paine Grande y coger allí el catamarán que te lleva hasta el bus 
para Puerto Natales. Pero al hacer las reservas en Puerto Natales vimos que ese día el refugio estaba lleno. En lugar de quedarnos a dormir en las tiendas, preferimos reservar una plaza en el barco que sale todos los días por la tarde
desde aquí hasta la Hostería Grey, y quedarnos a dormir en la Posada Río Serrano, junto a la Oficina de Información del Parque.

En el refugio Grey también organizan circuitos de trekking y escalada por el glaciar, pero para poder hacerlo hace falta disponer de más tiempo y quedarse al menos 2 noches en el refugio, ya que los circuitos duran una jornada completa.

Comimos lo que nos quedaba de comida en el refugio, y nos instalamos allí para esperar el barco a las 3 de la tarde. Un valiente se puso en bañador y se metió en el lago, nadando junto a los icebergs, a pesar de que hacía un tiempo 
de perros. Tuve tiempo de dar un paseo hasta la punta de una península, que hacía de mirador sobre el glaciar. Al lado se veía una ensenada, adonde llegaban muchos de los trozos de hielo que caían del glaciar. En el mirador estaba yo solo, sin nadie que me molestase en la contemplación de tanta belleza.

Volví al refugio, poco después vimos acercarse al barco, mandaron una lancha neumática que llegó hasta las rocas que hacían de improvisado puerto. Subimos media docena de personas a la lancha y nos acercaron al barco. Cuando subimos al barco, éste estaba lleno de gente, en su mayoría un grupo de norteamericanos, y el ambiente era bastante festivo. Nos ofrecieron a cada uno un generoso vaso de whisky, de pisco sour (la bebida nacional chilena) o de ron. Parecía que los que estaban allí ya llevaban unos cuantos tragos en el cuerpo. Subimos a cubierta, con las bebidas en la mano, el barco se fue acercando al glaciar y lo recorrió en todo su frente,a uno y otro lado de la isla. El glaciar Grey no tiene la altura del Perito Moreno, pero su color azul es mucho más intenso, al menos en un día nublado como aquel. Tras una hora de recorrido por el frente del glaciar, el barco se 
dirigió hacia la Hostería Grey.

Al acelerar, las olas del lago empezaron a mojar la cubierta, y la gente empezó a entrar al interior del barco, algunos de ellos completamente empapados por las olas. Nos quedamos en cubierta una cuadrilla de media docena de chilenos y chilenas, y yo. Hacía mucho frío allá fuera, pero el espectáculo valía la pena. Además, a los chilenosa un les quedaba piscola (cubalibre de pisco) para calentarnos. Allí nos quedamos hablando y bebiendo, apareció un arco-iris inmenso, y poco después llegamos a una playa de arena, donde fuimos desembarcando por turnos en la lancha neumática.

La Hostería Grey estaba a un cuarto de hora caminando desde la playa. En el camping contiguo tenían montada la tienda de campaña la cuadrilla de chilenos. Nos invitaron a continuar la fiesta, pero nosotros teníamos que seguir
hasta la Posada Río Serrano. En la Hostería Grey se quedaba el grupo de norteamericanos. Tenía muy buena pinta, pero el precio por dormir allí es escandaloso. En recepción contratamos un taxi 4x4 que nos llevó hasta la Posada, por unos 6 €.

La Posada Río Serrano es una agradable casa tipo estancia, con sencillas habitaciones, con baño y duchas en el pasillo, al mismo precio que en los refugios (30 € por persona en media pensión). Cuando llegamos era ya de noche.Nos duchamos, bajamos a cenar, la cena fue excelente, y tras un par de tragos en el bar nos fuimos a dormir.Continuar relato travesia - W - Torres del Paine parte 5 
Volver al relato patagonia argentina