Torres Del Paine

Oracio Holiveira nos envía esta información de su viaje por Argentina y porLa Patagonia Argentina y Chilena.

Jueves 06-01-05. P. N. TORRES DEL PAINE. TRAVESIA " W "

Hoy toca la etapa más sencilla de la travesía, 4 horas sin demasiado desnivel entre los refugios Albergue Chileno y Albergue Los Cuernos.
Tras un completo desayuno, comenzamos a desandar el camino que realizamos ayer. En el mapa marca que tenemos que volver hasta la Hostería Las Torres, pero en la guía pone que existe un camino que ataja sin tener que bajar 
todo lo que subimos el día anterior. Efectivamente, el cruce está bien señalado.

Hoy hay muchísima menos gente caminando, el primerpaine autobús desde Puerto Natales aún no ha llegado, y sólo noscruzamos con un jinete y su caballo, en el punto más estrecho del camino, colgados del barranco. Tenemos que 
subir como podemos por el barranco para dejarle pasar.

Tras dejar el cruce, el camino sigue por la ladera de la montaña, con espléndidas vistas de los lagos Nordenskjol 
y Sarmiento, con el mismo tono lechoso. Enfrente nuestro esta esa otra joya del macizo, la cadena de los Cuernos 
del Paine
, pero la nubes apenas nos dejan verlos, por el momento.

El camino continúa bordeando una serie de lagunas, hasta que baja hasta el borde del lago Nordenskjol. Siguiendo 
el camino cerca de la costa llegamos al Albergue Los Cuernos, nos registramos y salimos fuera para comer tranquilamente.

Por la tarde las nubes que cubren los Cuernos empiezan a abrirse. Desando parte del camino que hemos hecho por la mañana para tener la mejor perspectiva de esta sierra. Son 4 agujas con las paredes grisáceas peladas, 
con forma de cuerno, pero que en su parte superior, conservan una especie de capucha marrón, lo que les da esa apariencia extraña.

De vuelta al refugio, el viento ha empezado a azotar sus paredes, amenazante. La tarde es la típica en un refugio de montaña con mal tiempo; lectura, juegos de cartas, charla con el resto de montañeros. Conversamos con una pareja de Mallorca (la verdad es que casi no hemos visto españoles hasta entonces). Duermen en las tiendas de campañaen el exterior. No están muy convencidos, por el viento que ruge fuera.

Cenamos de nuevo con nuestros amigos los belgas y los quebequeses. El viento se convierte en el principal motivo de conversación. Parece que va a hacer estallar la estructura de madera del refugio en cualquier momento.

Más tarde, tumbado en la litera, en la quietud de la noche, separado del exterior solamente por una fila de troncos superpuestos, el sonido del viento se acentuaba aún mucho más. Nadie pudo dormir mucho esa noche en el refugio, no quiero ni imaginar lo que sintieron los que durmieron en las tiendas.Continuar relato travesia - W - Torres del Paine parte 3 
Volver al relato patagonia argentina