Perito Moreno

Lunes 03-01-05. PERITO MORENO - EL CALAFATE

Por la mañana, salimos del camping un poco antes de la hora fijada y esperamos al borde de la pista alautobús de la agencia Hielo y Aventura. Esta agencia es la única que tiene permiso para organizar los paseos por encima del Perito Moreno.
El autobús nos dejó de nuevo en las pasarelas enfrente del Perito Moreno. El azul del hielo del día anterior daba paso ahora a un blanco intenso, incrementado por el magnífico día que hacía. Teníamosotras 3 horas para disfrutar del espectáculo del glaciar Perito Moreno. Cuando llegamos no había mucha gente, pero
hacia el mediodía aquello se empezó a llenar bastante. Nosotros aprovechamos ese momento para comer una ensalada en el único kiosco que hay en el lugar.
A la una, nos montamos en el autobús, que nos llevó a uno de los 2 puertos que hay en las cercanías, y nos montamos en un pequeño barco, en el que fuimos hasta la otra orilla, a unos 500 m. del hielo del glaciar. 
Por el camino el barco se acercó muchísimo al Perito Moreno, y entonces te hacías una idea perfecta de lo que suponen esos 60 m de altura de su frente. Te sientes pequeñísimo!
Tras una divertida charla explicativa sobre la formación de los glaciares, donde nos enteramos de que el Perito Moreno es uno de los 3 ó 4 glaciares en crecimiento en todo el mundo, nos dividieron en dos grupos de 15 personas 
y nos dirigimos andando, por un bonito bosque, hasta el glaciar. En el grupo había gente de todas las edades, desde los 12 de una chavala italiana, hasta los 70 de un abuelete chileno muy animado.


Antes de entrar al hielo, nos hicieron ponernos unos supuestos crampones (realmente un amasijo de hierros soldados y atados con cuerdas a las botas). En ese momento, fuera del glaciar Perito Moreno hacía 27 ºC !. Con esa temperatura, la sensación de ir a pasear sobre hielo era una pasada. Estuvimos dos horas subiendo y bajando cuestas por el hielo, mirando por los agujeros azules que se formaban en él, admirando los remolinos de agua en su superficie. trekking en el perito morenoUna gozada!.
No es nada complicado, cualquiera puede apuntarse al paseo.
Nos cruzamos con un escalador, que con sus dos piolets iba subiendo a pulso a todas las agujas de hielo que se encontraba. Impresionante...Y para finalizar, tocaba la turistada, aún sobre el glaciar, el whisky "on the rocks" 
con hielo picado del propio glaciar. Entre el extasis del paseo y el whisky, la embriaguez general era bastante alta.
Volvimos a la orilla, cruzamos de nuevo el lago y volvimos en bus hasta El Calafate.
El transporte en autobús desde el camping hasta las pasarelas, desde las pasarelas hasta el puerto, el transporte en barco hasta el borde del glaciar, ida y vuelta, el trekking guiado sobre el glaciar, y elautobús hasta El Calafate nos costó unos 30 € por persona.

Llegamos a El Calafate sobre las 8 de la tarde, entregamos la tienda de campaña en la ferretería, recogimos nuestras mochilas en la agencia y nos fuimos a la estación de autobuses.

Compramos el billete para la mañana 
siguiente, para ir hasta Puerto Natales en Chile, de nuevo con la vuelta abierta (85 $, poco más de 20 €, ida y vuelta).
En la misma estación está la oficina de turismo, nos dirigimos allí para ver donde había sitio para dormir esa noche, ya que no habíamos reservado nada. En la oficina tienen una lista de todos los alojamientos que tienen sitio libre,
con el precio de cada habitación. Había habitaciones libres a 50 m. de la estación, en el Hospedaje Patagonia, doble 
con baño por 90 $, 23 €. Llamaron para confirmar y hacia allí nos fuimos. Verdaderamente útiles las oficinas de turismoen la Patagonia.

Dejamos las mochilas en el hostal, con habitaciones muy correctas que daban a un patio central, y nos fuimos a cenar a La Tablita. Es una parrilla enorme, pero todas las mesas estaban ocupadas, e incluso había gente haciendo cola para 
entrar. No te tienes que levantar a por la carne, te la traen los camareros. Pedimos una parrilla de diferentes carnes y nos trajeron una bandeja de carne suficiente para alimentar a 6 leones hambrientos. No nos pudimos comer ni 
la tercera parte de lo que sacaron. En cambio, la carne no estaba tan buena como en otros lugares en los que habíamos comido. Efectos de la masificación del restaurante, supongo.
Entablamos conversación con una pareja de españoles que comían en la mesa de al lado, y acabamos hablando del precio que habíamos pagado por los billetes de avión. Ellos habían pagado 6.000 € cada uno por un Madrid - Buenos Aires! 
Habían ido 4 meses antes a El Corte Inglés y les habían dicho que en Iberia solo quedaban plazas en Business. Cuandose enteraron de que nosotros sólo habíamos pagado 300 €, reservando 2 meses antes, las reacciones fueron la de 
quedarse totalmente blanco el marido, y la de soltar la frase "Sí, pero quecómodo se viaja en Business" la mujer. Pero qué morro tienen algunas agencias de viaje!Continuar relato Puerto Natales
Volver al relato patagonia argentina